Las Madres Escolapias

Un estilo de vida dedicado a la educación

Calasanz entendió que la educación era capaz de transformar la sociedad. Y Paula Montal, al optar por la mujer y la familia, se sitúa en la raíz misma de la vida. Allí donde ésta se engendra, nace y crece. Por eso su apuesta fue decidida: "Salvar las familias educando a las niñas en el Santo Temor de Dios".


Este lema, profundo y vital, es norte que guía nuestros esfuerzos. Es estilo y talante de nuestras relaciones. Es participación ofertada a las familias de nuestros alumnos y alumnas. Es colaboración activa de profesores y padres. Es acogida de cada familia, a la vez que esta familia se hace destinatario prioritario de nuestra educación, para hacer efectiva la tarea con los hijos e hijas. Es, este lema, sentido que orienta a alumnas y alumnos a formarse complementariamente para ser el padre y madre de familia del mañana. Es sentirnos miembros activos de la gran familia humana, hermanos de Jesucristo e hijos de un mismo Dios que alienta en cada jornada nuestra oferta educativa.

Madre Paula Montal

Un ejemplo a seguir

Paula Montal fue "un abnegado apóstol de la promoción cultural, humana y cristiana de la mujer", modelo de sencillez y espíritu de servicio. Como "madre y maestra" marcó pautas innovadoras en su pedagogía de vanguardia, que todavía siguen siendo vivas, fecundas y transformadoras.


Fue una mujer carismática, con un "don innato" para la educación femenina, que aportó a la sociedad de su tiempo y de todos los tiempos, una institución religiosa, las Escolapias, exclusivamente docente, de talante innovador, ambiciosa en sus programas educativos, real y encarnada en ambientes populares, que quiere transformar la sociedad a través de la mujer, célula primigenia de la familia y con una influencia cada vez mayor en la sociedad. La infancia y la juventud femeninas necesitaban corazones de madre para salir de la pobreza humana y de la marginación cultural. Paula Montal, con sus escuelas, fue una respuesta válida para aquella situación discriminatoria educativa que vivía la mujer de su época y continua siéndolo, porque su mensaje sigue siendo hoy, urgente y de plena actualidad en todas las partes del mundo. Por eso, la figura profética de Paula Montal es modelo e inspiración interpelante como mensaje educativo para el siglo XXI.

-->